“Aún cabe más” -Historia del carrito de supermercado-


Pocas veces se habla de nuestro más fiel compañero de compras, sin embargo nos acompaña siempre en todas nuestras visitas al supermercado, que se calculan de unos 55 minutos.Este original invento fue diseñado en 1936 por el americano Sylvan N. Goldman, propietario de una cadena de ultramarinos de Oklahoma llamada Standard/Piggly-Wiggly.

Un día, el señor Goldman observó cómo los clientes acudían a las cajas de su comercio con las bolsas a medio llenar, ya que se rompían con facilidad. Además, no eran cómodas de llevar e impedían andar con tranquilidad por los pasillos del supermercado. Para solucionar este problema diseñó un carro con una silla plegable en su interior a la que le añadió unas ruedas para desplazarse y una cesta hecha con alambre. Este fue el dibujo de su patente. Once años después, Sylvan Goldman se convertió en el dueño de una fábrica de renombre para carritos de la compra. Folding Center vendería pronto sus carritos a todos los comercios del país.

En los últimos años, la presencia del carrito ha experimentado un crecimiento exponencial en cualquier supermercado. Estos cochecitos, cuya función es, aparentemente, hacer más fácil el transporte de la compra, son cada día de mayor tamaño mientras que las bandas de las cajas se mantienen igual de pequeñas.

En realidad existe un porqué: el mayor tamaño de los carros solo sirve para engañar la mente del consumidor. Se trata de hacer creer al comprador que está cargando con pocos productos. “Aún cabe más”, piensa. “Si con todo lo que he cogido aún queda espacio, seguramente se me estará olvidando cargar con muchas cosas”. De esta manera nos aseguramos que el inocente comprador siga dando vueltas por nuestro mercado.

Si a esto le añades el clásico mito de la rueda descarriada del carrito, mejor que mejor. Pero es cierto. En general, todos los carritos se desvían ligeramente hacia la izquierda. Esto obliga a sujetarlos con la mano del mismo lado, de esta manera la derecha queda siempre libre para alcanzar cómodamente los productos y dejar el carril contrario libre para el adversario. Seguro que el listo de Goldman se haría diestro adrede.

Fuente de consulta: LÓPEZ, Alfred (2012): Ya está el listo que todo lo sabe.

Anuncios

Vamos, ¡comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s