Desde siempre con limón, desde ahora con naranja.


     Nada malo puede pasar cuando el verano asoma la cabeza: con la fresca vamos más destapaditos, nos apetece sonreír más y tenemos mucho tiempo para relajarnos y desconectar de la rutina. Pero el verano no solo trae consigo momentos, también tiene sensaciones: el verano huele a sol, a mar y montaña y a partir de ahora a naranja. Y si no, que se lo pregunten a los visitantes de este centro comercial:

Cruzcampo acaba de lanzar una nueva cerveza con un sabor único, Shandy Naranja. Y es que en un primer momento lo que verdaderamente llama la atención es su olor afrutado. Pero su sabor es totalmente nuevo, refrescante, y compagina a la perfección con la suavidad de la cerveza. La naranja le aporta un toque diferente, fresco y además ha llegado para quedarse, ¡y lo ha hecho en la mejor época!

Este nuevo sabor responde a las necesidades de un mercado español que demanda permanentemente la presencia de la naranja en los refrescos. Cruzcampo fue la primera cerveza con sabor en el mercado hace la friolera de 20 años y, al parecer, ahora ha encontrado su media naranja. Si os apetece conocer algo más, aquí os dejo su aplicación para facebook, la cerveza tendréis que probarla. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ya sabéis, ¡nuevo verano, nuevas experiencias con #ShandyNaranja!

Anuncios

Las 5 gráficas más creativas


Hoy inauguramos una nueva sección: “Los 5…más…“. Cada mes, haremos una recopilación de 5 anuncios -gráficas, spot, exterior, ambient, o cualquier otro formato publicitario- diferentes y trataremos de ligarlos dentro de un criterio común. Ya sea por su calidad gráfica, su creatividad, su impacto, su eficacia o, simplemente, por su exagerada sencillez o sus faltas de ortografía -que eso también nos lo encontramos-.

Este junio presentamos las 5 gráficas recientes más creativas. ¿Creativas por qué? Porque lo único que hacen es escoger un simple detalle y estrujar mucho más allá el concepto, en este caso, basado en una característica del producto. He aquí la inspiración:

1. Vegetales de Biopark.

2. Pegamento instantáneo Resistol 911, de Henkel.

3. Ventanas aislantes Stroymaster Soundproof Windows.

4. Cillit Bang.

5. Breeze antimanchas.

No olvides que esto es tanto tuyo como nuestro. Si tienes alguna idea para el próximo mes no dudes en enviarnos tus propuestas. ¡Juntos haremos un gran almacén de publicidad y conseguiremos que tanto la buena como la mala pasen a la historia, tanto en un sentido como en otro!

C&A y la locura de las perchas


C&A, la cadena internacional textil holandesa, ha decidido innovar en sus retail brasileños con una iniciativa insólita. Aprovechando el Día de la Madre, la firma incorporó en algunas perchas de sus establecimientos un contador de likes.

Al parecer, el funcionamiento era el siguiente: los likes recibidos en su página de Facebook se reflejaban en las perchas de los establecimientos gracias a un contador instalado en todas ellas. De esta manera, las mamás brasileñas lo tendrán mas fácil a la hora de elegir un vestido u otro cuando se encuentren indecisas. ¿Cómo?: sometiéndolo al criterio de la mayoría. El mayor número de likes en cada prenda indica que ha sido votada por el público general en mayor número de ocasiones. Seguramente así se verá todo más fácil.

Se trata de una iniciativa integradora que recuerda al crowdsourcing -en el que una mayoría es invitada a formar parte de una decisión empresarial gracias a sus aportaciones que, en este caso, van más dirigidas a facilitar la compra de un consumidor-. ¿Servirá para aumentar las ventas de determinadas prendas seleccionadas? Lo que sí es seguro es que las mamás de Brasil acabarán llevando todas lo mismo por la calle.

C&A moda surgió en Sneek (Holanda) y, aunque no lo parezca, nació hace más de 170 años gracias a los hermanos Clemens y August Brenninkmeijer.  En los últimos años la cadena ha conseguido mantener sus franquicias en pie en parte gracias a la renovación parcial de su imagen.

Para acompañar os dejo este vals cantado por los músicos del metro de Berlín, curiosamente promocionado por C&A. Puros años 30:

El mensaje de imagen de marca


Las grandes marcas como Nestlé, Apple, Danone o Mercadona poseen una imagen muy concreta y muy marcada en la mente de los públicos. Se trata de una posición privilegiada que se extiende y da cobertura tanto a los productos actuales como a los nuevos productos del futuro, otras líneas, submarcas y extensiones de línea. En definitiva, lo que supone es un aumento de las posibilidades de entrada a los consumidores, inspira confianza en ellos y los predispone a la fidelidad.

Estos poderes no los posee cada producto por separado, sino que son propios de la supermarca global que los recubre, los ampara y los inyecta valores de imagen. Las marcas alimentan sus productos y éstos, a su vez, realimentan el sistema de la marca a la que pertenecen. Este es el tejido que configura la fuerza de la imagen. Nestlé cuida de sus productos, les da lo mejor y los atiende y, a su vez, Nespresso, Maggi, Aquarel, Nesquik o Kit-Kat se encargarán de transmitir el mismo mensaje de pertenencia.

 ¿Y lo que realmente conforma una marca? 

Existen cinco parámetros que la mayoría de las marcas reúne en la definición de su producto/negocio y permite gestionar su imagen: la identidad material, la identidad simbólica, los valores atribuidos al producto, los valores atribuidos a la empresa y la dimensión emocional. Pongamos un ejemplo práctico:

La marca McDonald’s responde a una imagen. Su identidad material se resuelve con elementos como Ronald McDonald, el olor a patata frita de sus restaurantes o el envoltorio de las hamburguesas. Su identidad simbólica hace referencia al sentimiento de pertenencia, la internacionalización, al capitalismo. Los valores atribuidos al producto son la felicidad, la fantasía, el placer. Y los atribuidos a la empresa tienen más que ver con la eficiencia en el servicio, la calidad global, la persistencia de su fidelidad con los productos 100% naturales y  la especialización en el servicio de la comida rápida. La dimensión emocional ha de ser comparada junto con otra marca, pero efectivamente posee una gran fidelización con el aspecto más emocional del consumidor.

En definitiva, la imagen de marca es:

  1. La fuerza que impulsa las preferencias y decisiones hacia la marca. Lo que ella representa hacia nosotros.
  2. La convicción que sentimos hacia una marca. La emoción que nos invade.
  3. El sabor de boca que deja una marca en la memoria después de su consumo.

¿Por qué compramos lo que compramos?


¿Siempre que nos encontramos frente a un producto llevamos a cabo una compra razonada?, es decir, antes de decidirnos ¿nos paramos frente al objeto para recoger información del mismo?, ¿comparamos el precio, la calidad? y, lo más importante, ¿reflexionamos sobre las consecuencias del gasto que podría ocasionar su compra?

Suele decirse que todo acto de compra razonada se sustenta en la racionalidad de su adquisición. El consumidor busca argumentos sólidos y convincentes para justificar la compra, compara la relación precio-calidad y también, por qué no, se basa en la fidelidad de determinados productos que le han ganado la confianza.

Sin embargo, la realidad parece ser otra. Los expertos en márketing se ocupan cada vez más de determinar en qué grado determinados aspectos de la conducta subconsciente interfieren en nuestra decisión de compra. Los productos son progresivamente más parecidos entre sí y el consumidor se enfrenta a difíciles elecciones que no pueden dejarse llevar tan sólo por la razón. Aquí es donde interviene el márketing sutil, una actividad de la que no suele hablarse públicamente pero que resulta ser la encargada de hablarle directamente a nuestros sentidos sin que aparentemente nos demos cuenta.

El olor, el color, el tacto y el sonido van directamente al subconsciente -al cerebro- y allí desencadenan recuerdos de una forma muy directa. Lo que el consumidor desconoce es que absolutamente todo en el producto está diseñado. Todo, hasta lo que no vemos, ha sido ya pensado por alguien.

El sonido que produce el plástico al abrir una chocolatina o una bolsa de patatas fritas no es algo aleatorio. Es un crujido que nos adelanta su sabor, su calidad y que, lejos de ser molesto, nos hace sentir especiales. Tan especiales como el crujido de un Magnum al darle el primer mordisco o el ‘schhh’ de una lata de Coca-Cola.

El ruido que produce una aspiradora es algo mágico y supone un factor determinante a la hora de la credibilidad del producto. No es lo mismo percibir un sonido proveniente de la succión de un material de plástico, que un susurro ligero y a la vez resonante o que un zumbido discreto. El consumidor se creerá capaz de predecir qué aspiradora es la más potente sólo por su sonido.

Lo mismo pasa con el color. No es casualidad que el diseño de la mayoría de los productos responda a una gama de tonalidades predeterminada. Hablamos no tanto de las modas pasajeras, sino de las tendencias de larga durabilidad. Los colores de nuestros coches, nuestras paredes o nuestros muebles están ya diseñados antes de existir y la industria necesita conocerlos con dos o tres años de antelación. Son los colores que llamarán la atención de las masas y determinarán sus preferencias. Por tanto, existe algo más allá de la pura razón que impulsa al consumidor a querer un producto u otro. A la gente le afecta lo que ocurre en la sociedad y por eso necesitan colores diferentes en cada situación de cambio.

El santuario del márketing sutil son las grandes superficies. ¿Parecerán más frescas las ensaladas si las colocamos en un entorno con luz verde?, ¿se venderá más marisco si aportamos un tono azul y un sonido oceánico casi imperceptible en el punto de venta? El murmullo constante de una música agitadora o relajante influye en el estado de ánimo del consumidor, que se sentirá más o menos cómodo en el establecimiento, permanecerá más o menos tiempo y, por tanto, comprará más o menos productos. Todo un hito.

¿Qué significa el aspecto que algo tiene? ¿El consumidor es totalmente consciente de lo que compra o es el subconsciente el que tiene la última palabra? En realidad, no sabemos por qué compramos y pocas veces tendremos oportunidad para averiguarlo. Lo que sí sabemos es que todo, absolutamente todo, está prediseñado.

En este interesante documental se explica a la perfección el fenómeno de la comprología y las aportaciones del márketing sutil.

Misión y visión de una marca


Hoy en día, cada vez más, las empresas quieren parecerse más a las marcas. Quieren ser marcas y proyectan la empresa a imagen y semejanza de la marca pero, evidentemente, no es lo mismo manejar una empresa que manejar una marca. Sin embargo, ambos puntos se acercan a una filosofía que ha de ser la misma:

La misión ha calado en todas las empresas y aparece como una filosofía o estrategia a la que llamamos ‘cultura’. Esta impregna la totalidad de la organización. Los cambios culturales que tienen lugar en las empresas se orientan siempre en función de esa filosofía. El saber y todos los demás componentes de la marca tendrán una guía motivante, un motivo, una razón, un propósito. Responde a: qué somos, qué hacemos y para quién estamos aquí.

La visión se define como el camino que tiene por recorrer una empresa a largo plazo. Además, sirve de rumbo, aliciente o motivación de cara a seguir cualquier estrategia. La visión determina en qué se debe convertir la empresa.

Sin embargo, existen puntos de vista diferentes acerca de estas definiciones. Muchos hablan de misión como “lo que es ahora el negocio”, mientras que la visión es “lo que será el negocio más adelante”. En resumen, la misión enfatiza en la actualidad de la empresa, la visión se centra en el futuro a largo plazo. He aquí el ejemplo de dos empresas competidoras directas: PepsiCo y CocaCola.

Por último, existen casos de empresas en las que una visión estratégica y una misión de negocio orientadas en común hacia un futuro equivalen esencialmente a lo mismo. En estas ocasiones la misión y la visión de la empresa se encuentran fusionadas.

Algunas de las empresas u organizaciones más conocidas también tienen accesible su misión y visión: El Corte InglésIKEALa Caixa, Toys’R’Us, Orange, Mercadona, Nestlé, Repsol, Intermón Oxfam, Unilever, Daimler, …

Fuente de consulta: COSTA, JOAN (2004): La imagen de la marca.

Häagen-Dazs y su nueva apuesta


Häagen‐Dazs presenta mañana su nuevo y refrescante sabor Mint Leaves & Chocolate.

Con motivo del lanzamiento, Häagen‐Dazs presenta lo que han llamado su lado más ‘Minteresting’. Este adjetivo responde a la unión de dos talentos españoles: el famosos modelo Oriol Elcacho y el fotógrafo Álvaro Villarrubia presentarán el nuevo sabor de Häagen-Dazs en primicia en un exclusivo ático con terraza  del Barrio Salamanca de Madrid.

Además, Häagen‐Dazs invitará a todos los asistentes a disfrutar de una presentación del producto dirigida por Alison Gray, Responsable de I+D de la marca, así como de una estupenda cata del nuevo sabor que presentan -Mint Leaves & Chocolate- y otros sabores de la marca.

Oriol Elcacho forma parte, junto con Jon Kortajarena y Andrés Velencoso, de los tres modelos nacionales más famosos. Oriol ha trabajado para otras marcas, como Valentino, Hugo Boss o Trussardi, y ha sido protagonista de campañas de perfumes como Massimo Dutti o Bulgari. Desde hace años imagen de Ralph Lauren.

Álvaro Villarrubia es conocido por sus retratos de famosos y por sus trabajos para firmas de prestigio. En sus composiciones recurre a texturas realizadas con escenografía y accesorios insospechados, además de transformar sus modelos en criaturas de mundos fantásticos.

¿Qué demonios es el retail?


El término ‘retail’ proviene del inglés. Designa a los negocios que venden al menudeo o, dicho de otro modo, el comercio al por menor, al detalle, o detal. Otros hablan sin embargo de negocios detallistas.

El concepto engloba un amplio abanico de definiciones: desde el supermercado hasta las grandes superficies, pasando por las tiendas de marca, los centros comerciales o cualquier sucursal bancaria. En muchas ocasiones también pueden tratarse como retail algunos restaurantes, como los de comida rápida. Además, el retail se encuentra estrechamente relacionado con las cadenas de tiendas y las franquicias. Los hay que consideran el comercio online también como retail, aunque muchos lo denominan ‘e-retail’.

Aunque la clásica forma de retail se encuentra en los grandes locales comerciales dedicados a la venta al por menor, actualmente la situación es diferente. Ya no es necesario desplazarse a los locales para hacer una compra, las ventas por catálogo, por teléfono y por Internet han modificado por completo nuestra forma más clásica de compra.

La labor del ‘retailer’ es asesorar, diseñar estrategias, analizar y recomendar cómo gestionar y mejorar todo tipo de negocios retail.

¿Y cómo lo identifico?

Un negocio ‘retail’ suele posee varios centros logísticos o de distribución a gran escala, suele tener precios más económicos que en otros comercios y suele mantener una relación implícita o directamente explícita con otras marcas. Incluso puede tener las suyas propias. Seguro que con esto el término se nos hace un poco más familiar.

Red logística: El negocio del retail suele basarse en grandes supermercados o tiendas que dependen a su vez de grandes almacenes de abastecimiento. Estos funcionan como centros de distribución, ubicados en puntos estratégicos de la geografía y abarcan áreas determinadas.

Siempre precios bajos: Los negocios del retail suelen adquirir grandes cantidades de productos ya elaborados. Así se consiguen reducir los costos de compra y distribución en gran medida. De este modo, consiguen mantener siempre sus precios relativamente bajos.

Su relación con las marcas: Existe además otra característica común en la mayoría de los retail: suelen distribuir marcas propias. Se trata de otro método para reducir aún más el precio. La empresa compra, a un costo bajo, productos básicos a fabricantes poco conocidos y etiqueta esos productos con un nombre propio -ya sea el de la propia marca o un seudónimo asociado. El retail vende productos a precios más económicos, sin embargo la gran variedad y volumen de sus ventas consiguen atraer a marcas más importantes, que les ofrecen sus productos a precios mucho más asequibles.

Amazon, Carrefour, Decathlon, Dell, Día, eBay, El Corte Inglés, Fnac, Gap, H&M, IKEA, Leroy Merlin, Lidl, Macy’s, Mango, Media Markt, Mercadona, McDonald`s, Ralph Lauren, Tesco, Toys’R’us, Victoria’s Secret, Wal-Mart, Zara…

…y un sinfín de marcas comerciales que rodean nuestro día a día y, cada vez más, decoran los centros de toda ciudad escaneadas a imagen y semejanza del capitalismo moderno.

Interbrand elabora un informe anual en el que se detalla la lista de los mejores negocios retail de cada año. Esta es la de 2011.