Las 5 erratas más creativas


Si algo sabemos de la publicidad es que, además de creativa, tiene que ser efectiva. Y una de las mejores maneras de conseguir esa efectividad es, sin duda alguna, llamando la atención.  E incluir unas cuántas faltas garrafales en la grafía podría ser un buen método. Este julio traemos, para la segunda edición de Los 5 más, las cinco erratas más creativas que, lejos de ser erratas son claras llamadas de atención…

1. A la tilde que te observa siempre desde lo más alto…

2. O a la tilde que deja de mirarte porque se ha ido a tomar unas cervezas… (con su colega la coma explicativa)

3. A la tilde que se va. Y a la tilde que se viene (y hace que las cosas parezcan un poco más eslavas)

4. Al por qué que justifica la ropa barata.

5. Y a la maldita “R” a la que, por más que insista, jamás desaparecerá.

Como nos ha gustado esto, añadimos aquí dos llamadas de atención más que hemos encontrado por Internet:

6. A la falta de ortografía que se coloca a propósito y se convierte en algo repelente.

7. A la hostia más católica al diccionario.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y recordad, cuanto más se vea la errata, más efectiva será. Porque una errata no es un error humano, es una clara llamada de atención.

Las 5 gráficas más creativas


Hoy inauguramos una nueva sección: “Los 5…más…“. Cada mes, haremos una recopilación de 5 anuncios -gráficas, spot, exterior, ambient, o cualquier otro formato publicitario- diferentes y trataremos de ligarlos dentro de un criterio común. Ya sea por su calidad gráfica, su creatividad, su impacto, su eficacia o, simplemente, por su exagerada sencillez o sus faltas de ortografía -que eso también nos lo encontramos-.

Este junio presentamos las 5 gráficas recientes más creativas. ¿Creativas por qué? Porque lo único que hacen es escoger un simple detalle y estrujar mucho más allá el concepto, en este caso, basado en una característica del producto. He aquí la inspiración:

1. Vegetales de Biopark.

2. Pegamento instantáneo Resistol 911, de Henkel.

3. Ventanas aislantes Stroymaster Soundproof Windows.

4. Cillit Bang.

5. Breeze antimanchas.

No olvides que esto es tanto tuyo como nuestro. Si tienes alguna idea para el próximo mes no dudes en enviarnos tus propuestas. ¡Juntos haremos un gran almacén de publicidad y conseguiremos que tanto la buena como la mala pasen a la historia, tanto en un sentido como en otro!

Hipster Branding


¿Marcas para una subcultura? Pues claro. Sería genial poder visitar los Estados Unidos de los años 40 y ver todo bajo los ojos de la cultura hipster. Todo, hasta las marcas.

El término hipster se originó en los ámbitos más cercanos a la música jazz de los años 40, más propiamente en la subcultura emergente afroamericana. Hoy en día lo hipster es sinónimo de alternativo, independiente, bohemio, incluso orgánico. Bebe de varios estilos a la vez -punk, indie y grunge-, huye de la moda de masas, frecuenta los cafés culturales y denota, ante todo creatividad: sus frases en Twitter, sus fotografías, su vestimenta. Todo, absolutamente todo, ha de ser creativo.

¿Y si las marcas huyeran también de lo convencional? Serían más creativas.

Aquí os dejo al artista.

La emoción de salir de la caja


‘Qué fueron y cómo se desarrollaron las II Jornadas Outbox de Creatividad’

.

Emocionante”. Así describen algunos estudiantes su experiencia como asistentes a las jornadas. Es inusual ver a un chaval salir motivado de unas charlas, incluso más difícil aún hacer que cientos de ellos madruguen a las ocho de la mañana para sentarse frente a una larga ponencia de varias horas. Sin embargo, algunos consiguen a veces lo imposible. Por eso mismo, y como esto es algo diferente, considero oportuno de todos y cada uno de los ponentes que acudió a las Jornadas Outbox, una iniciativa que he estado llevando a cabo junto con otros cinco estudiantes de mi universidad desde hace meses y que parece haberse fundido en un intenso pero breve orgasmo creativo.

Durante los pasados 14 y 15 de marzo, cientos de personas “salieron de la caja” la semana pasada durante la celebración de la II edición de las Jornadas Outbox de Creatividad, una iniciativa llevada a cabo por un grupo de estudiantes de la Universidad de Alicante, entre los que el menda ha de incluirse. A lo largo de dos intensos días, los inscritos al evento pudieron disfrutar en persona de las ponencias de 15 profesionales de los más variados ámbitos, siempre relacionados con la creatividad. La acogida fue muy positiva ya que la iniciativa Outbox surgió el pasado año con las I Jornadas de Creatividad y cosecharon gran éxito dentro de la propia Universidad.

Rafa Bonichón lleva más de veinte años trabajando para grandes marcas como creativo publicitario y fue el primer encargado de impulsar a los chavales a salir de la caja. La ponencia de Bonichón no pasó en vano, pues reivindicó en los estudiantes no dejarse cegar por la tecnología, ya que “las herramientas no pueden quitar protagonismo a lo que realmente posee valor”, que son las ideas, por lo tanto, continuó Bonichón “es esencial mantener los pies en la tierra y no perder contacto con la realidad”. Su exposición alcanzó la efervescencia cuando exclamó que la creatividad es algo imposible de aprender, sino que es una actitud. Para ello debemos seguir luchando contra nuestras propias limitaciones y hemos de tener presente que “ya no vendemos productos, sino que contamos historias”.

El siguiente ponente que continuó llevando a la práctica la esencia de Outbox fue Jorge Martínez, fundador de la agencia murciana Germinal Comunicación. Durante poco más de una hora la emoción se apoderó del Salón de Grados donde se celebraban las jornadas al tener delante al creativo que dio a luz la conocida campaña “Pastillas contra el dolor ajeno”, para Médicos sin Fronteras. Martínez explicó con todo detalle el origen y desarrollo de su premiada campaña e instó a los jóvenes a mantener una actitud permanentemente positiva y constante.

“Yo no he traído presentación, me he traído un libro”. Alrededor de 500 personas escuchaban estas palabras atentamente al mejor creativo de España. La presencia de Toni Segarra -fundador de S.C.P.F.- llenó por completo tanto el interior como el exterior de la sala, donde tuvo que instalarse una pantalla para la retransmisión de la ponencia en directo. El publicitario se servía de las “Nuevas cartas a un joven poeta”, de Joan Margarit, para explicar que la nueva publicidad tiene mucho de poesía. Junto con otros dos grandes creativos, Jorge Martínez y Rafa Antón -fundador de la agencia recién nacida, China-, estableció un agradable coloquio, con gran número de intervenciones, en el que se desafió a los estudiantes a aceptar el cambio que les viene y adaptarse a él.

La primera mañana del evento la concluyó el fundador de la agencia barcelonesa Honest&Smile, Ignasi Giró, quien gracias al dinamismo de su exposición animó a los jóvenes a “buscar el camino correcto y evitar tropezar con las piedras con las que uno ya se ha tropezado antes”. Además, Giró presentó y sorteó entre los asistentes un ejemplar de su proyecto personal recién lanzado, The Love Box, y aprovechó para sacar en los jóvenes unas cuantas sonrisas.

A muchos les sirvió para despertar de la cotidianeidad y disfrutar de la larga experiencia de los ponentes del primer día. Sin embargo, el segundo día no pasó en vano, ya que fue cuando resultó más notable la aplicación de la creatividad a diferentes y variados ámbitos. El conocido experto en neuromárketing, Néstor Braidot, despertó a los asistentes del sueño de primera hora de la mañana con su intensa pero brillante ponencia. Con respuesta a preguntas como “¿cómo funciona el cerebro de los consumidores?, ¿qué conexiones se realizan en la mente y cómo podemos tenerlas en cuenta?”, Braidot dejó claro que racionalizamos nuestras decisiones, en ocasiones, incluso antes de ponerlas en marcha; y que la creatividad es una cualidad que es posible ejercitar y desarrollar. El ponente motivó a los estudiantes a ejercitar su cerebro y a acercarse sin miedo al desconocido mundo del neuromárketing.

Si bien la primera ponencia de la mañana del jueves se llevó a cabo con intensidad, la siguiente estuvo repleta de un continuo de emociones a flor de piel, de hecho, el ponente Fernando Beltrán, poeta y nombrador, fue uno de los mejor valorados durante las jornadas. Con un discurso emotivo e impecable,  Beltrán relató su experiencia personal desde sus inicios. Tal y como explicó, aprendió a “comer de otras cosas” hasta poder vivir de la poesía, sin embargo su trabajo actual es el más reconocido: él es el encargado de poner nombre a más de 500 empresas diferentes entre las cuales se sitúan numerosas marcas de reconocido prestigio, como Amena, Opencor o Faunia. El “nombrador”, como quiere ser reconocido, cerraba su ponencia motivando a los jóvenes a buscar un oficio que les llene en realidad, más que por sus propia garantía de éxito. Si bien sirve de ejemplo su estudio personal fue creado en 1989 y recibe el nombre de “El Nombre de las Cosas”.

La mañana del jueves se zanjó con una mesa redonda en la que la diseñadora Eva Guadalupe demostró las claves para llevar a cabo de manera eficaz el branding de una buena empresa. Igualmente, incentivó a la participación en los asistentes gracias a la colaboración con otros profesionales, como Rafa Bonichón, Jennifer Hernández y Germán Navas (fundador de Made in German) -estos dos últimos ponentes del año anterior-. Gina Tost fue la única ponente que no puso asistir al evento. No obstante intentó retransmitir en directo su ponencia que, por problemas técnicos, no pudo terminar con éxito. Sin embargo, su breve aportación dejó en los asistentes un muy buen sabor de boca.

La organización de las Jornadas Outbox llevó también a cabo un concurso de piezas gráficas para los estudiantes que quisieran participar. De la misma manera, al final de la jornada, se entregaron una serie de premios muy valorados entre los participantes.

Outbox no sólo se quedó en las ponencias de mañana. Durante las dos tardes se llevaron a cabo cuatro actos diferentes para los estudiantes inscritos, esta vez en grupos más cerrados. Los talleres de tarde buscan la interactividad con los asistentes y gracias a la cercanía y jovialidad de los ponentes motivaron a los jóvenes que acudieron a sus charlas. Pablo J. Vizcaíno buscó cómo aplicar la creatividad dentro del sector educativo gracias a unos conocidos juguetes de construcción con los que jugaba de pequeño y  con los que todos nos hemos sentido reconocidos en algún momento. Belén Torregrosa dejó a los estudiantes con la boca abierta con su exposición sobre la ‘supernormalidad’ y el storytelling aplicado al cuento de ‘El Principito’: “hoy en día es necesario contar historias creíbles y muy cercanas al público”. Citoplasmas instaló en un aula un improvisado taller de stop motion. Asimismo, su fundadora, Irene Iborra, mostró alguna de sus creaciones e interactuó con los alumnos en un taller práctico de ‘light-painting’ en plena oscuridad. Por último, los asistentes estimularon su creatividad con los tres jóvenes encargados de llevar adelante una plataforma online barcelonesa conocida como Brief&Chips, creando modelos originales y funcionales de briefing y aplicándolos a las últimas tendencias en publicidad.

Personalmente, podría definir las ponencias de las Jornadas Outbox como una unión entre la visión experimentada de unos profesionales -ejemplos de renombre-, aunada con la energía y la nueva perspectiva de otros, que no por ser jóvenes poseen menor capacidad de éxito. En definitiva, una iniciativa capaz de dejar en el asistente muy buen sabor de boca y un deseo irrefrenable de repetir al año siguiente. Y lo que es más importante, la voluntad y la esperanza de muchos para “salir -pronto- de la caja”.

Proyecto Sé Post-itivo


“Que hagáis cosas como estas”

      Esta es la respuesta de una estudiante de la Universidad de Alicante a la pregunta que 3 jóvenes ilusionados le plantearon una mañana en su facultad: “¿Qué te hace ser feliz cada día?“. La joven les miró con cara de asombro y, sin dudarlo, escribió esto mismo en un papel amarillo, sonrió y lo pegó en un gran tablón junto a otros cientos y cientos de papelitos coloridos.

Así nacía la mañana de un lunes 24 de octubre de 2011 la campaña social “Sé Post-itivo”, un proyecto puesto en marcha por tres estudiantes de la Licenciatura en Publicidad y Relaciones Públicas de la Universidad de Alicante -Álvaro Casado Fadrique, Desirée Heranz de la Morena y Verónica Puerta Puerta-.

Si bien la propuesta comenzó como una simple práctica de la asignatura Influencia Social, cuyo objetivo era aplicar a una campaña social la Teoría de la Acción Planificada de Ajzen, el proyecto se convirtió pronto en algo grande:

“Vamos a hacer algo alocado. Algo diferente, que requiera de la participación de la gente”, planeaban los tres estudiantes antes de saber cuál sería el resultado. Si se trataba de hacer algo grande, requerirían de la participación de mucha gente y un elemento que sirviera de conexión y fuera reconocido por todo el mundo. Un simple Post-it.

La pregunta “¿qué te hace ser feliz cada día?” se convirtió en una propuesta social que gustó tanto y tenía tal potencial que consiguió movilizar a cientos de personas de diferentes facultades en una sola mañana. ¿El objetivo? Dejar escrito en un Post-it el mensaje que expresara, de manera clara, por qué uno es feliz cada mañana. En pocas horas un simple tablón cubierto con papel de mantel blanco y una escasa decena de Post-it pegados encima se convirtió en varias largas decenas de metros repletos de coloridos cuadraditos con un mensaje de felicidad tan potente que era capaz de curar el mal de la tristeza de todo el que se acercara a leer las respuestas que había allí escritas.

“Mi familia. El amor. Mis amigos. Reír. Comer. San Sebastián de los Reyes. Dormir. No ir al gym. Nerea y Rosa. Chuches. Mi gente. Cantar. Felicidad. El sol. Elena. Tu mirada de ángel. Los abrazos. Ser mujer. Licenciarme otra vez. La alegría. Ser mayor. La vida (…)”.

El proyecto se convirtió en una acción publicitaria tan potente que fue capaz de alcanzar viralidad en la propia universidad sin necesidad de ninguna plataforma online -solamente con el boca a boca de los miles de alumnos que se acercaron y la ayuda de una cámara de fotos y otras dos grabadoras de vídeo. La Universidad de Alicante mostró su apoyo a la iniciativa con la publicación de la noticia en la web de un departamento. Clic.

El resultado: una completa explosión de colorido, felicidad e impacto positivo en en una iniciativa capaz de transmitir eficazmente, mejor que cualquier campaña de cualquier multinacional, un sentimiento tan personal como es la felicidad. El segundo resultado -y no por ello peor-: un diez en el proyecto teórico para los tres alumnos. Iniciativas así deberían ser premiadas, al menos, con la felicidad de que te lo reconocieran. Bravo por la motivación porque cosas así no se ven todos los días.