¿Qué demonios es el retail?


El término ‘retail’ proviene del inglés. Designa a los negocios que venden al menudeo o, dicho de otro modo, el comercio al por menor, al detalle, o detal. Otros hablan sin embargo de negocios detallistas.

El concepto engloba un amplio abanico de definiciones: desde el supermercado hasta las grandes superficies, pasando por las tiendas de marca, los centros comerciales o cualquier sucursal bancaria. En muchas ocasiones también pueden tratarse como retail algunos restaurantes, como los de comida rápida. Además, el retail se encuentra estrechamente relacionado con las cadenas de tiendas y las franquicias. Los hay que consideran el comercio online también como retail, aunque muchos lo denominan ‘e-retail’.

Aunque la clásica forma de retail se encuentra en los grandes locales comerciales dedicados a la venta al por menor, actualmente la situación es diferente. Ya no es necesario desplazarse a los locales para hacer una compra, las ventas por catálogo, por teléfono y por Internet han modificado por completo nuestra forma más clásica de compra.

La labor del ‘retailer’ es asesorar, diseñar estrategias, analizar y recomendar cómo gestionar y mejorar todo tipo de negocios retail.

¿Y cómo lo identifico?

Un negocio ‘retail’ suele posee varios centros logísticos o de distribución a gran escala, suele tener precios más económicos que en otros comercios y suele mantener una relación implícita o directamente explícita con otras marcas. Incluso puede tener las suyas propias. Seguro que con esto el término se nos hace un poco más familiar.

Red logística: El negocio del retail suele basarse en grandes supermercados o tiendas que dependen a su vez de grandes almacenes de abastecimiento. Estos funcionan como centros de distribución, ubicados en puntos estratégicos de la geografía y abarcan áreas determinadas.

Siempre precios bajos: Los negocios del retail suelen adquirir grandes cantidades de productos ya elaborados. Así se consiguen reducir los costos de compra y distribución en gran medida. De este modo, consiguen mantener siempre sus precios relativamente bajos.

Su relación con las marcas: Existe además otra característica común en la mayoría de los retail: suelen distribuir marcas propias. Se trata de otro método para reducir aún más el precio. La empresa compra, a un costo bajo, productos básicos a fabricantes poco conocidos y etiqueta esos productos con un nombre propio -ya sea el de la propia marca o un seudónimo asociado. El retail vende productos a precios más económicos, sin embargo la gran variedad y volumen de sus ventas consiguen atraer a marcas más importantes, que les ofrecen sus productos a precios mucho más asequibles.

Amazon, Carrefour, Decathlon, Dell, Día, eBay, El Corte Inglés, Fnac, Gap, H&M, IKEA, Leroy Merlin, Lidl, Macy’s, Mango, Media Markt, Mercadona, McDonald`s, Ralph Lauren, Tesco, Toys’R’us, Victoria’s Secret, Wal-Mart, Zara…

…y un sinfín de marcas comerciales que rodean nuestro día a día y, cada vez más, decoran los centros de toda ciudad escaneadas a imagen y semejanza del capitalismo moderno.

Interbrand elabora un informe anual en el que se detalla la lista de los mejores negocios retail de cada año. Esta es la de 2011.

Amaya Arzuaga, diseño y 2.0


Amaya Arzuaga inaugura hoy su tienda online. La e-tienda de la diseñadora está disponible desde hoy en todo el mundo, excepto en los países donde tienen firmado un contrato de exclusividad para vender online su primera colección.

Además de los productos disponibles en tienda, la empresa ofrece un servicio exclusivo, denominado “Amaya Arzuaga bajo encargo”, con el que comprar cualquiera de sus originales prendas de colección siempre , en o fuera de la web, incluso fuera de stock. Junto a todas las colecciones prêt-à-porter también están disponibles la colección de zapatos, ropa de cama –Amaya Arzuaga Inside– y el original vino ‘Amaya Arzuaga colección’, un Ribera del Duero de producción limitada con un estilo soberbio y muy urbano.

La tienda online ha desarrollado para todos sus envíos un delicado proceso de empaquetado, donde el packaging está, más que nunca, en consonancia con la calidad estética del producto. Puedes ver la ‘carta’ con todos sus diseños aquí.

La diseñadora burgalesa, que inauguró su primera tienda en Madrid en el año 2000, recientemente colaboró con Mercedes-Benz en el diseño de uno de sus automóviles. Amaya Arzuaga es sinónimo de esfuerzo y éxito joven.

Imaginación híbrida que camina


En una sociedad como la de hoy, donde todo se confunde y nada se mantiene, no hay cosa ya que nos parezca extraño o fuera de lo normal. Hoy, los protagonistas de nuestro día a día son híbridos, que no sin dejar de asustar, son con los que más momentos 2.0 vivimos.

El minotauro era un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro condenado a vivir en un laberinto. La esfinge era un cuerpo de león, rostro de mujer y alas de ave, que no dejaba de ser un monstruo de la destrucción y la mala suerte. Y el ejemplo más adecuado al que puedo recurrir, dentro del mundo de la publicidad, es Camper, el nuevo monstruo híbrido.

Camper es, y nació, en el 75 como una fábrica de zapatos mallorquina formada gracias a la herencia de un padre. Pues bien, 36 años después está presente en los cinco continentes, donde tiene repartidos 52 stores de la compañía. Pero lo que realmente interesa, cuando hablamos de monstruos, es su última campaña digital. “Have a Camper day. La nueva aplicación sobre el tiempo que te pondrá una sonrisa en la cara, porque no importará si llueva, nieve o haga el día más oscuro del año“. Este es el motivo de su última campaña: la previsión meteorológica. La aplicación solo está disponible para iPad, sin embargo han sabido adaptarla online , para todos aquellos “deshabilitados” que no poseemos la tableta. Esta es la página. El resultado, una pequeña obra de arte realmente apreciable. Entretenido, útil y original.

Pero la empresa está metida en otros negocios: Camper ha abierto, además, un restaurante en Barcelona y otro en Berlín, dos de las ciudades con más diseño de Europa. “Dos Palillos” es una fusión entre lo oriental y lo español, que el propio restaurante atribuye al claro ejemplo de los palillos. Otra extraña hibridación. Y por si fuera poco, me entero de que además están las Casa Camper Hotel, en las mismas ciudades, donde, según ellos, los valores de la empresa han sido atribuidos al mundo hotelero, creando un concepto innovador de estética agradable. Agradable lo es, de hecho,a primera vista parecen ser los modernos y confortables hoteles con decoración minimalista a lo que todos estamos acostumbrados, pero lo que no sé es qué haría y cómo habría llegado yo a un hotel Camper. Los stores tampoco dejan ningún mal sabor de boca. El diseño y la colocación del producto se tornan en algo esencial. Unos de los establecimientos más llamativos son los de Tokyo, por Jaime Hayon (en la foto), París, por Tokujin Yoshioka, y Sevilla, por Benedetta Tagliabue.

Todo esto lo podéis ver en el sitio online de la empresa.

Camper ha pasado de vender solo zapatos, a ser licenciada en meteorología, experta en hostelería y también, por qué no, en navegación marítima. Personalmente, jamás me gustaron sus zapatos, pero el tinglado que tienen montado es de lo más curioso. Así que, como su eslogan dice “¡la imaginación camina!”

“Stop”ify


Un lugar donde tener acceso a la música que tú quieras de manera gratuita y para siempre. Aquello existía, y era Spotify. Ahora tenemos otra cosa.

Spotify nació entre suecos un buen día soleado del año 2006. Entonces la empresa se hacía llamar Spotify AB, y fue creada por dos jovenzuelos de no mucho más de 20 años, tal y como pasó con Facebook. La idea parecía interesante: crear un programa descargable de la red gracias al cual poder intercambiar archivos de música P2P, algo así como lo que hacen sitios como Ares, MegaUpload o Rapidshare, y poder acceder a millones de archivos musicales de manera totalmente gratuita. Pero consistía en eso, tener solo el acceso, no la propiedad.

La empresa pagaba una cierta cantidad a las discográficas más famosas de Europa y con ello, e insertando publicidad, ofrecía sus servicios. Este es el primer spot televisivo de la empresa en Suecia:

Hasta ahora, de cara a Spotify, podrías ser usuario “Free”, “Open” o “Premium”. Las dos primeras eran totalmente gratuitas y se diferenciaban en cómo habías llegado hasta ahí, por invitación personal o mediante registro. Pero siempre gratis. Los usuarios “Premium” pagaban, ahora también, 9.99 € al mes a cambio de tener acceso universal a la música, incluso en modo “offline”, sin necesidad de estar conectado a la red. El negocio sólo era ese. Lo que la empresa sueca ingresaba por parte de sus consumidores era aquella cuantía proveniente de los ya nombrados usuarios “Premium”. Todos los demás no pagaban. Y yo, tampoco. Sólo teníamos que  soportar algunas inserciones publicitarias que saltaban de vez en cuando cada pocas canciones. Ese, podríamos decir que ha sido el gancho de Spotify hasta hoy: mostrar al consumidor todo aquello que podía ofrecer, y de manera gratuita, que es lo que realmente llama. Una vez Spotify se ha hecho con sus consumidores, sean de pago o acoplados, y les ha deleitado con su gratuidad y buena calidad de su servicio aparecen los cambios. La publicidad, desde entonces, comenzó a aparecer cada menos canciones, y el gran cambio llegó a comienzos de mayo de 2011. Spotify decidió felicitar el día del trabajador a todos sus usuarios gratuitos, que desde entonces verían restringida su hasta ahora libertad musical en la red. La multa: diez horas de escucha total al mes (que hasta ahora había sido ilimitada) y la imposibilidad de oír más de cinco veces la misma canción en ese mismo periodo.

Spotify se encuentra disponible solo en España, Francia, Países Bajos, Reino Unido, Suecia, Noruega y Finlandia. En otros, solo si pagas. Y dentro de poco el gran lanzamiento se hará en EEUU. Si bien actualmente uno de cada diez usuarios del programa es de pago, está claro que el negocio sí es rentable. Lo que está por ver es si lo seguirá siendo después de los recortes.

De momento, debéis saber que otros programas también ofrecen el mismo servicio que Spotify, y de manera totalmente gratuita y sin recortes, por el momento. Son sitios páginas web que ni siquiera necesitan descargar ninguna aplicación y permiten el mismo disfrute: canciones, autores y listas de reproducción. Y algunos, incluso vídeos.  Son sitios como Musicuo, Grooveshark y Gatunes. ¡Veremos por cuanto tiempo!

Choco-mercial


Después de un rato releyendo los feeds de mi correo, me he encontrado con uno interesante y realmente entretenido de parte de la agencia de publicidad Make Marketing. Se trata de la última campaña online de la empresa barcelonesa de helados Frigo.
El nuevo Magnum Pleasure de avellana es ahora el protagonista del videojuego multiplataforma, en el que bajo la figura de una atrayente mujer deberás rescatar el máximo número de bombones en el menor tiempo posible, y todo esto, a través de múltiples páginas web de marcas conocidas. Un márquetin entretenido, innovador, cómo no interactivo, y cargado de publicidad.

Aquí tenéis el link.

¡A la caza del placer!

Los tiempos cambian


La afirmación más acertada desde siempre es aquella que decía “los tiempos cambian”. Ya lo dijo Dylan en el 64. Y si bien, nuestras vidas cambian, también lo hace el modo en el que nos comunicamos. Llamémoslo Narración transmedia.Un nuevo término acuñado hace muy poco tiempo que puede estar cambiando la vida de todos nosotros.

Se trata de la narración del siglo XXI. Los hechos ya no tienen un inicio, un desarrollo y un final, tal y como hacía Andersen con sus cuentos. Ya no se trata de ir al cine, ver un film y basta, se acabó la historia. Parece ser que ahora ésta se complica un poco más. Y parece ser entretenido.

En los últimos años está cambiando la forma en la que vemos las cosas, y también la forma en la que nos las cuentan. Transmedia es eso: comenzar siendo usuario de un contenido y convertirse en su propio protagonista. Consiste en continuar con la historia durante mucho más tiempo del habitual, emitirla en diferentes medios y a través de diferentes plataformas. Y lo más importante, compartirla con millones de personas y hacerlo desde varios puntos de vista, sin que nunca llegue a finalizar del todo.

El concepto no deja de ser un poco complicado, dado que también es innovador, pero si aún no ha quedado del todo claro, os invito a que veáis este pequeño repor: