La buenas prácticas de Bernays


¿Quién ha dicho que mentir sea malo? Es arriesgado, ¡pero no es malo! Mintiendo se pueden hacer cosas muy grandes y se pueden cambiar muchas cosas. El 22 de noviembre se cumplirán 121 años del nacimiento de un gran maestro inventor de pequeñas mentiras que después se convirtieron en grandes obras de las relaciones públicas. He aquí mi homenaje:

Edward Bernays es considerado entre otras cosas como el padre fundador de las Relaciones Públicas. Fue publicista, periodista e inventor de la profesión. Trabajó junto con grandes compañías, siendo el encargado de llevar a cabo su comunicación y de lidiar con la opinión pública. Es el creador del comunicado de prensa y el responsable del comienzo del fin del hermetismo empresarial. Mostró interés por el Psicoanálisis de su tío Sigmund Freud y así lo aplicó en el marketing y la publicidad:

Popularizó entre las mujeres la costumbre de fumar cigarrillos llevando a cabo un gran desfile de féminas fumadoras por las calles de Nueva York -Torches of Liberty- y enloqueciendo a los vecinos de la gran capital. Gracias a sus anuncios hizo creer a los consumidores que el tabaco era bueno para la salud y de que se trataba de la mejor solución contra la tos y el dolor de garganta. ¡Mi garganta lo necesita!, pensarían a partir de entonces.

¿Se necesitan elevar las ventas de grasa animal de determinada empresa cárnica? Solo tuvo que elegir el mercado y el momento clave, y ¡puf! el bacon se popularizó como componente principal de los desayunos familiares estadounidenses.
También cambió el concepto negativo que las mamás tenían sobre el jabón de manos y contribuyó a divulgar su uso entre la familia media. La marca Ivory fue la gran ganadora, gracias a un concurso de tallar jabones en el que participaron 22 millones de niños estadounidenses.
Pero para ser sinceros Bernays hizo lo que mejor sabía con los huevos. ¡¿Qué?! Sí, nos daremos cuenta si volvemos a los años 50 y nos fijamos en cómo los preparados para pasteles invadían los mercados. Las mamás de entonces se negaban a comprarlas. Pensaban que estaban siendo engañadas ya que tales preparados instantáneos no lidiaban con el ideal femenino de pasarse horas y horas en la cocinando un gran banquete para la familia. Aquello era un “abrir y listo” y las ventas no subían, así que Bernays solucionó el problema mediando con la empresa de recetas caseras Betty Crocker. ¿La solución? Dejar incompleta la receta de todos los postres obligando a las mamás a añadir un huevo a todas las recetas. Así se sentirían útiles en el proceso de creación. ¡Era una idea brillante!
Quizás su mentira más importante fue una que ayudaría a los Estados Unidos a vender la idea de la guerra para el resto de los tiempos: “Nuestra función es hacer que el mundo sea un lugar seguro para la democracia“, pretexto que hoy en día permanece vigente.
Anuncios

Entrevista: Iván Díaz, The Branding Academy


 The Branding Academy es la primera academia especializada en la educación hacia la creación y gestión de marcas. Dentro de sus actividades, su tarea principal es la docencia inspirada en el porqué de la creación de marcas y  entender los procesos analíticos y creativos que intervienen en todo proceso creativo. Iván Díaz , responsable de este proyecto, lleva más de 10 años trabajando como consultor de marca en diferentes agencias importantes del país. Esta es su entrevista:

1. Si tuvieras que venderle a alguien tu propio negocio, ¿cómo lo harías?

Tu negocio lo vives con pasión e ilusión, es algo que te puede llenar y hacer vivir tu vida de una forma diferente. Lo mejor para venderlo a alguien es que sea capaz de vivirlo como tú, ilusionarlo y hacerle formar parte de esa historia que creaste. Sino jamás funcionará.

2. Con qué  marcas congenias mejor, ¿grandes o pequeñas empresas?

No creo que sea cuestión del tamaño de empresa sino de la cultura y formación empresarial. Puedes trabajar con empresas familiares con sistemas modernos como Borges y obtener mejores resultados que con multinacionales con sistemas más capilarizados y redes de decisión complejas. En España hay un grave problema de formación en las PYME, a pesar que son el 80% de nuestro tejido empresarial, y eso hace que sea más sencillo vender un proyecto a una empresa grande que a la PYME.

La pregunta sobre marcas de fabricante o de distribución es la eterna pregunta. Personalmente apuesto siempre por las de fabricante, ya que son los motores de innovación de nuestra sociedad. Sin su inversión, las marcas de distribución no tendrían nada que copiar. España está lejos de los modelos de Tesco o Wallmart, que son marcas de distribución que innovan e invierten en I+D, estando por encima de las marcas de fabricante.

3. Aspectos esenciales para un buen trabajo en concepto de marca:

Análisis, ponerse en la piel del consumidor/cliente y sentido común

4. ¿Te has enamorado en alguna ocasión de alguna marca? ¿En qué momento te das cuenta de que entiendes su esencia, su dinámica?

Soy fan de Heineken, y no bebo cerveza, supongo que eso dice mucho de lo bien que ha hecho esta marca las cosas. Me enamoré de esta marca porque me fascinó la manera de entender el mercado, y lo valiente que ha sido. La primera marca en llevar emoción a una categoría tradicionalmente funcional, en romper con los códigos habituales del lineal y en su forma de conectar con su público, no desde hoy, sino desde que nació hace 130 años.

Las marcas conectan con los consumidores cuando estas consiguen formar parte de sus vidas y se convierten en la ‘no chance’ (no alternativa), es decir, a la pregunta ‘¿Qué pasaría en tu vida si yo no existiera?’, el consumidor tiene algún tipo de sentimiento de vacío emocional o funcional.

5. Cuéntanos la parte más oscura de tu trabajo… 

Lo detestas porque no siempre se acaba haciendo lo que tu crees que es mejor para la marca. El poder del cliente está ahí. Desgraciadamente es una de las pocas profesiones que todo el mundo se cree con derecho a opinar, y creen que pueden hacerlo. Llevas más de 10 años trabajando en ello y un recién licenciado te dice lo que cree que debes hacer. Es como ir al mecánico y decirle qué tipo de bujía debe usar tu coche.. Es un poco frustrante.

6. A la hora de enfrentarte a cada nuevo proyecto ¿posees algún método para todos ellos? 

Bueno, SIEMPRE se trabaja por fases, y el ejercicio creativo es el último de todos. El análisis del entorno, de la competencia, de tus fortalezas y debilidades te dará pistas para encontrar un camino ideal para el proyecto. Cuando has detectado las oportunidades, es importante encontrar los mundos de inspiración que utilizarás y qué propuesta de valor tendrá tu marca en el mercado para ser diferente, relevante, notoria y creíble.

Una vez se ha definido el entorno competitivo, la propuesta de valor y los mundos de inspiración, se transforman en valores y atributos para construir la personalidad de marca. Con todo esto, el creativo ya puede empezar a construir una identidad que refleje lo que hemos definido.

7. ¿Con qué tipo de marcas es más difícil trabajar? ¿por qué?

Con aquellas que quieren abarcar públicos objetivos muy ámplios. Es decir, imagínate una marca de galletas para niños, mujeres, abuelos y deportistas… cada target tiene sus inquietudes y busca ciertas cosas de una marca. Dar respuesta a todos ellos de la misma manera es bastante complicado, por lo que acabas generando marcas genéricas que mueren entre la competencia especializada.

8. ¿Se te ocurre algún ejemplo de fallo en la construcción de la imagen de alguna marca conocida? Sin miedo, ¿qué cambiarías de ella?

Bueno, daré dos, una histórica que no ha sabido reinventarse y que creo que pronto veremos un gran cambio y otra más reciente.

Pascual, es una de esas marcas que no ha sabido reinventarse hasta hoy y su construcción que en su día funcionaba, cuando la sociedad era industrial y la calidad primaba por encima de  todo, tiene una identidad excesivamente estática, fría e industrial que no ha sabido conectar emocionalmente con sus consumidores.

Todavía podemos leer Grupo Leche Pascual en sus envases y están haciendo zumos, bebidas de soja, aguas y sólidos comestibles. En fin, esto es lo que pasa con las marcas que se construyen a corto plazo y no se planifican en estrategia empresarial, se quedan cortas y poco flexibles, siendo incoherentes con lo que hacen.

Por otro lado, uno de los errores de estos meses pasados, a mi parecer, fue la identidad de Unim, fruto de la fusión de varias cajas de ahorros. Se intentó reinventar una categoría olvidando los valores y atributos que el consumidor necesitaba obtener en un tiempo muy concreto. En época de crisis el consumidor necesita una referencia de confianza y seriedad que le aporte control a una situación que a él se le escapa. En este sentido se creó una identidad muy emocional, optimista, llena de cromatismo, muy lejos del resto de identidades de su entorno y con una propuesta de valor alejada de lo que requería la categoría en ese momento. Resultado, desconexión y pérdida de confianza, malos resultados y hundimiento de la entidad fusionada.

Moraleja, hay formas de reinventar una categoría respetando las reglas que la dirigen, intentar cambiarlas sin conocer el resultado final puede llevarte a la extinción.

9. Te encuentras con el proyecto más grande de desarrollo de una marca en un espacio  ¿de qué manera coges el toro por los cuernos?

Bueno, el desarrollo de marca en un espacio, o Brand Environment, es una disciplina muy peculiar del branding, ya que entran en juego aspectos complementarios al branding como es la arquitectura e interiorismo. Y si es un espacio comercial, hay otros factores como el retail, visual merchandaising, customer experience, etc…

Por lo que lo más inteligente es rodearse del equipo adecuado a lo que vas a necesitar. Dicho esto, se trata como cualquier proyecto de marca, es decir, se establece cuál es la propuesta de valor de marca a transmitir, los valores y atributos, la personalidad y el universo visual de la marca. Esto se intenta llevar al plano físico para garantizar una buena experiencia de marca en el entorno.

10. El consumidor vive en un día a día permanentemente saturado de marcas. ¿Hacia dónde evoluciona el aspecto más visual de las marcas?

Es cierto, aunque el paradigma esta cambiando. Los consumidores están hartos de las marcas pero no pueden vivir sin ellas. Es como una relación amor-odio.

Lo que está sucediendo es que las marcas cada vez más se están dejando en manos de los consumidores. Ya no vale con pensar en qué quiero venderte, sino en qué quieres que te venda. Esto esta llevando a un escenario de ‘personalización de marcas y productos’, donde las marcas son transformadas y personalizadas según el consumidor. Existe una necesidad de pertenecer a un grupo pero tener personalidad propia, y esto es lo que sucederá con las marcas. Marcas visualmente reconocibles pero personalizables, polimórficas y policromáticas, flexibles, capaces de actuar donde el consumidor lo necesite y se encuentre.

Las Marcas que triunfan hoy, son aquellas que son capaces de convertirse en una actitud que forma parte de la vida de sus consumidores.

11. ¿Existe vida más allá de la Helvética?

Y de la Comic Sans!!. Existe vida, diría que inexplorada. Creo que a medida que España madure en branding, esta disciplina cobrará relevancia y cada vez veremos más tipografías personalizadas y únicas que crearán universos diferenciales en la construcción de marcas y logotipos.

12. ¿Cómo una empresa de branding tiene una página web en blanco y negro? ¿Se trata de un reto?

Hay un máxima en la creación de marcas, se llama Simplicidad. Es decir, cuanto más simple intentes hacer una marca, más fácil será que tu público la entienda. Luego puedes complicar su mundo de expresión y crear un universo complejo, pero la simplicidad es algo inherente en las grandes marcas que conocemos hoy: Apple, Coca-Cola, Google, Facebook, Nike, Starbucks, Vueling, y podría seguir así toda la tarde.

El blanco y negro ha caído en el olvido, hoy por tendencia vemos que las marcas intentan construirse en identidades preparadas para el mundo digital, eso significa marcas poligonales que mutan de forma, o marcas policromáticas con mil cromas que cambian en sus aplicaciones. El blanco y negro es como el estado puro de todo, es un papel en blanco desde donde construir sin ruido, sin complejidad, pureza, ying y yang, arte y ciencia.

A nivel personal, recomendamos el feed de su página web, con actualizaciones interesantísimas sobre curiosos casos sobre branding y ejemplos de marcas: www.brandingacademy.es

La McDefensa: “Nuestra comida. Vuestras preguntas”


¿Por qué vuestra comida tiene un aspecto diferente en la publicidad de lo que realmente es en los establecimientos?

Esta era la pregunta que Isabel M., de Toronto, lanzaba a McDonald’s desde su cuenta personal de Twitter. Lo que en un principio parecía una proposición comprometida para la famosa cadena de restaurantes les ha servido como recurso de defensa propia para calmar las innumerables y diarias arremetidas que reciben sobre esta cuestión.

Pues bien, la respuesta de la empresa no ha sido otra que sacar a la Directora de Márketing defendiendo la causa con una contestación que más bien ha sido un: “No mentimos en la publicidad de nuestras hamburguesas, simplemente reorganizamos estratégicamente la disposición de sus ingredientes para que sean más visibles y tengan un aspecto más apetitoso”. No os perdáis el vídeo:

Hoy en día, una empresa con una buena reputación ha de incluir el diálogo y el compromiso con sus grupos de interés y su público dentro de sus objetivos, y en este sentido McDonald’s Canadá ha ido aún más lejos: el resultado es este site llamado “Nuestra comida. Vuestras preguntas”.

Un lugar que bien podría utilizarse como herramienta de interacción pero que más bien parece un campo de boxeo en el que defenderse de los ataques de nuestro enemigo, el cliente. No está mal interactuar con el público, de hecho, es algo ya imprescindible, el problema es saber cómo hacerlo. En este caso, la sensación que produce es que existe tan mala reputación sobre su producto que ya no saben ni cómo quitársela de encima.

¿Por qué compramos lo que compramos?


¿Siempre que nos encontramos frente a un producto llevamos a cabo una compra razonada?, es decir, antes de decidirnos ¿nos paramos frente al objeto para recoger información del mismo?, ¿comparamos el precio, la calidad? y, lo más importante, ¿reflexionamos sobre las consecuencias del gasto que podría ocasionar su compra?

Suele decirse que todo acto de compra razonada se sustenta en la racionalidad de su adquisición. El consumidor busca argumentos sólidos y convincentes para justificar la compra, compara la relación precio-calidad y también, por qué no, se basa en la fidelidad de determinados productos que le han ganado la confianza.

Sin embargo, la realidad parece ser otra. Los expertos en márketing se ocupan cada vez más de determinar en qué grado determinados aspectos de la conducta subconsciente interfieren en nuestra decisión de compra. Los productos son progresivamente más parecidos entre sí y el consumidor se enfrenta a difíciles elecciones que no pueden dejarse llevar tan sólo por la razón. Aquí es donde interviene el márketing sutil, una actividad de la que no suele hablarse públicamente pero que resulta ser la encargada de hablarle directamente a nuestros sentidos sin que aparentemente nos demos cuenta.

El olor, el color, el tacto y el sonido van directamente al subconsciente -al cerebro- y allí desencadenan recuerdos de una forma muy directa. Lo que el consumidor desconoce es que absolutamente todo en el producto está diseñado. Todo, hasta lo que no vemos, ha sido ya pensado por alguien.

El sonido que produce el plástico al abrir una chocolatina o una bolsa de patatas fritas no es algo aleatorio. Es un crujido que nos adelanta su sabor, su calidad y que, lejos de ser molesto, nos hace sentir especiales. Tan especiales como el crujido de un Magnum al darle el primer mordisco o el ‘schhh’ de una lata de Coca-Cola.

El ruido que produce una aspiradora es algo mágico y supone un factor determinante a la hora de la credibilidad del producto. No es lo mismo percibir un sonido proveniente de la succión de un material de plástico, que un susurro ligero y a la vez resonante o que un zumbido discreto. El consumidor se creerá capaz de predecir qué aspiradora es la más potente sólo por su sonido.

Lo mismo pasa con el color. No es casualidad que el diseño de la mayoría de los productos responda a una gama de tonalidades predeterminada. Hablamos no tanto de las modas pasajeras, sino de las tendencias de larga durabilidad. Los colores de nuestros coches, nuestras paredes o nuestros muebles están ya diseñados antes de existir y la industria necesita conocerlos con dos o tres años de antelación. Son los colores que llamarán la atención de las masas y determinarán sus preferencias. Por tanto, existe algo más allá de la pura razón que impulsa al consumidor a querer un producto u otro. A la gente le afecta lo que ocurre en la sociedad y por eso necesitan colores diferentes en cada situación de cambio.

El santuario del márketing sutil son las grandes superficies. ¿Parecerán más frescas las ensaladas si las colocamos en un entorno con luz verde?, ¿se venderá más marisco si aportamos un tono azul y un sonido oceánico casi imperceptible en el punto de venta? El murmullo constante de una música agitadora o relajante influye en el estado de ánimo del consumidor, que se sentirá más o menos cómodo en el establecimiento, permanecerá más o menos tiempo y, por tanto, comprará más o menos productos. Todo un hito.

¿Qué significa el aspecto que algo tiene? ¿El consumidor es totalmente consciente de lo que compra o es el subconsciente el que tiene la última palabra? En realidad, no sabemos por qué compramos y pocas veces tendremos oportunidad para averiguarlo. Lo que sí sabemos es que todo, absolutamente todo, está prediseñado.

En este interesante documental se explica a la perfección el fenómeno de la comprología y las aportaciones del márketing sutil.

Ley de la Percepción


Dicen que existe un libro que contiene los secretos que gobiernan el éxito o el fracaso en los mercados…

…y también dicen que no existe quién que, tras ver este spot, no acabe amándolo:

 

La Ley de la Percepción (“El márketing no es una batalla de productos, es una batalla de percepciones”) establece que no hay mejores productos. Lo único que existe en este mundo son las percepciones en la mente de los clientes. Estas son las que constituyen su propia realidad y el marketing no es más que manipulación y batalla de percepciones. Por tanto, lo que el consumidor crea será lo que importe a la hora de elegir un producto, no el producto en sí. Solamente enfocando las percepciones hacia nuestro programa de marketing obtendremos el éxito.

Las 22 leyes inmutables del marketing, de Al Ries y Jack Trout, explican con ejemplos de la vida real la manera en que determinadas corporaciones han violado o aplicado estas leyes y las consecuencias a las que les han llevado sus decisiones. Las leyes del márketing no son leyes difíciles de comprender. Resultan muy lógicas y enseñan a pensar en cómo piensa cada consumidor.

Si una empresa triunfa será gracias a las leyes del marketing y si una empresa fracasa, también será la culpa de las leyes del marketing. Y Coca-Cola se percibe, en este caso, como una verdad universal.

Hoy es tu día de suerte


“La primera tarea del hombre es ser feliz, la segunda es hacer feliz a todo aquel que le rodea“. Cantinflas

Lucas Jatobá se crió en Sao Paulo y pasó 3 años de su vida en Barcelona. Allí vivió una de las épocas más bonitas de su vida. Por eso, cuando llegó la hora de marcharse, decidió agradecérselo a la ciudad entera con una fantástica manera de dar las gracias: soltar al aire un montón de globos con entradas para una obra de teatro. Lo que para Lucas fue un gesto altruista se convirtió en una excelente acción publicitaria para la agencia de viajes Atrápalo.

Algo parecido pasó cuando Lucas cumplió 30 años. Desde que llegó a Australia no han parado de sucederle buenas cosas y, por eso, ha decidido celebrar su cumpleaños de manera especial: agradecerle su felicidad a los ciudadanos de Sydney. 30 regalos para 30 extraños al azar. ¿Habrá alguien que le compre la idea y haga de su campaña una campaña más altruista?

Como dice Lucas: “Tú no me conoces y yo tampoco a ti. Pero eso no importa“.

La historia del bolígrafo Bic


Una breve historia sobre el bolígrafo

“El hecho histórico es el Bic vacío y con tapa”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


El hecho de atribuir un invento a su descubridor se vuelve en ocasiones algo del todo criticable. Siempre está quien tiene la idea y con un poco de suerte la pone en marcha. Pero al poco tiempo otro tercero la perfeccionará y tendrá más éxito. Un cuarto será el que venda la patente, siempre y cuando, un enésimo no haya reclamado una anterior invención del producto.

Sin embargo, también puede ser que la contribución de cada uno llegue a la consecución de no un algo mayor, sino un algo muy grande: desde finales del siglo XIX ha habido una gran cantidad de patentes del bolígrafo.

John Loud en 1888 fue el primero que tuvo la idea de la bolita giratoria en la punta del boli -que de ahí su nombre. Comenzó siendo una idea aplicada a su negocio: poder diseñar fácilmente patrones sobre el cuero con el que trabajaba. Sin embargo el uso de este prehistórico boli no llegó al mundo de la escritura sobre papel: goteaba y dejaba manchas. Muy poquito después, el croata multipatentativo Eduard Penkala -el mismo que inventó las bolsas de agua caliente- inventó la pluma estilográfica de tinta sólida, e introdujo novedades en la lapicera , la llamó “lápiz automático”. Nos encontramos en los primeros años del 1900. En menos de una década, aparecen dos nuevas patentes del bolígrafo, la del señor Baum y la del señor Riesburg. Pero ninguna de sus invenciones llegó a cuajar: sus bolis dejaban un trazo desigual en la escritura.

José Biró es el que más se acerca a ser el propietario de esta herramienta para escribir. Nacionalizado en Argentina y periodista de profesión, podría considerarse un pequeño Edison del siglo XX.

Se dice que Biró tuvo esta genial idea mientras escribía uno de sus reportajes: Estaba cansado de que la pluma (llamada también boli-fuente) con la que escribía se le trabara al realizar sus trazos. Su inspiración llegó al contemplar a unos niños que jugaban con unas bolas en la calle. Una de estas bolas, al escapársele a uno de ellos, cruzó un charco y dejó tras de sí un rastro de agua que marcaba su trayectoria. Este sería el ideal infantil en el que se basaría Biró para llegar a su prototipo.

En 1940 se establece en Buenos Aires la empresa Biró-Meyne-Biró, que llevaba los nombres de los dos socios. Desde el corazón de un garaje lanzaron su producto al mercado con el nombre de Birome (BiroMeyne). Actualmente, el bolígrafo común es conocido en latinoamérica con ese nombre. Su inventor lo denominó: esferográfico. Sin embargo, dada la basicidad de este prototipo, el birome recibió muchas críticas y fue acusado de juguete y ser más adapto para el público infantil.

Finalmente, los derechos para Europa los comercializó Marcel Bich en una fábrica de París en 1945. Bich fue quien llevaría al bolígrafo al centro de su revolución: la revolución Bic. El nombre de la marca proviene de su propio apellido, sin embargo fue un asesor personal el que aconsejó al señor Marcel cambiar el nombre de su marca, debido al desafortunado parecido que tenía con la palabra inglesa “bitch”.

El precio de un Bic rondaba los 100 dólares en 1949. Era el precursor del que hoy se conoce como boli cristal -“transparente y de forma hexagonal, de tinta indeleble, secado rápido y siempre cargado. Y encima de una mesa jamás rodará hacia ningún sitio”-. A partir de entonces y debido a su gran demanda, el precio de los bolígrafos se redujo extremadamente hasta alcanzar el valor que actualmente poseen. Marcel Bich contribuyó a la democratización del bolígrafo, que hoy en día es considerado uno de los mejores inventos del siglo pasado por su asequibilidad, simplicidad y fácil uso. “Todos tienen un bolígrafo BIC en la mano”, decían sus primeros eslóganes.

A partir de los años 50, la empresa comienza su expansión universal. Comienzan con ello las novedades: surge el boli retráctil, vendido como M10 Clic, en referencia al sonido que hace al ser accionado. El boli clic tenía como ventaja la protección de la punta y, en determinadas ocasiones, impedir manchar el entorno con el que entre en contacto.

Bic adquiere Water-Pen, la creadora de la pluma fuente. Con lo que obtiene el liderazgo universal en la industria de los bolígrafos de alta calidad con un precio muy bajo.

En 1961 se crea su famoso logotipo: un elegante bolígrafo vestido de traje naranja con cabeza esférica y metálica. Y en 1973 aparece un hito: el mechero Bic, un encendedor de llama ajustable de bajo precio y gran calidad. También en esos años aparece el otro gran hito: la cuchilla de afeitar desechable. El éxito fue enorme.

En los años 80 aparece la subsidiaria Bic Sports. Desde entonces la marca fabrica también velerons y canoas. Y en los 90, la empresa adquiere otras como Wite-Out Products y la conocida Tipp-Ex. Apareceran otras innovaciones como la tinta gel, bajo la gama “Crystal Gel“; también el famoso “tipexShake and Squeeze y los bolis con grip, los del frenillo adherente en la parte en la que se agarran. Las cuchillas se hacen de doble y triple hoja. En los últimos años Bic ha reforzado su imagen con empresas como Disney y Mattel. Aparecen los bolis, las plumas y los lápices con la imagen de Barbie y otros personajes infantiles. A mediados de 2009 la empresa se une al sector telefónico gracias al lanzamiento del BicPhone.

La universalidad e impecabilidad de Bic ahora se refleja en su nuevo eslogan, “No Sabe Fallar“. En los años 80, se presentaba en la televisión como algo así de divertido:

Actualmente se venden al día 11 millones de cuchillas y 4 millones de encendedores de la marca, que se ha convertido, desde hace casi siete décadas, en el monopolio de la imagen de lo desechable. De hecho, el inventor de aquel birome de plástico transparente y punta esférica de tungsteno, tras usar el primer ejemplar lo tiró a la basura.

“Se desecha y no se usa más. Es barato, pero es bueno. Podrás conseguir otro igual por muy poco precio”. Ese es su mensaje básico. El boli bic, por tanto, tiene poco más en lo que hacer uso. Sin embargo esa carencia es su principal característica. Y es que quizá sea uno de los inventos más usados de la historia.

Además de su más conocido uso, el Bic Cristal ha sido una herramienta polivalente a lo largo de los años: los espías de la Guerra Fría usaban el capuchón del boli como microcámara de fotos colocando un negativo en el agujero. Es ideal para practicar traqueotomías de urgencia, apretar tuercas, escribir chuletas o como cerbatana. Muchas mujeres se recogen el pelo con su cuerpo y, hasta hace pocos años, rebobinar la cinta de casette era una maravilla. Otras veces los capuchones son mordisqueados incisivamente como símbolo de tensión ante un examen, o mientras se estudia. Y existe también quien ha hecho maravillosas obras de arte con su tinta, como las imágenes del andaluz Juan Francisco Casas. Esta es su web.

Esta es la última joya televisiva de la marca. Los nuevos Blank Canvas, el rotulador lavable de Bic.

Un bolígrafo Bic es capaz de trazar una línea de 2 kilómetros de longitud; su historia es un galimatías prácticamente indescriptible, pero nunca desechable.